Unicef habla a los medios de Comunicación en el Foro: Derecho a Tener un Nombre

Nacionalidad, salud, educación y acceso a la herencia son algunos de los beneficios que un niño posee al tener nombre.

No cabe duda que la formación y protección de la niñez es un estandarte importante para la construcción de un país integral. No obstante, la realidad que el contexto nacional provee al respecto es desalentadora en muchas manifestaciones.

Por tal razón el Fondo de las Naciones Unidas parala Infancia–Unicef- junto a Sincrónia han generado una serie de foros para los medios de comunicación y entidades de la salud y seguridad pública en el nororiente para que a través de éstos los derechos del niño y su aplicación se difundan en el país.

Jornada de Interacción

El último foro fue llevado a cabo en el hotel Pasabien en Río Hondo, Zacapa. Allí, medios de comunicación de Izabal, Chiquimula, El Progreso y Zacapa convergieron durante una jornada llena de información, talleres y testimonios.

“En esta ocasión tocamos el tema “Derecho a un nombre” por medio del cual hacemos referencia a los múltiples beneficios que un niño adquiere al ser reconocido e inscrito en el registro nacional de personas”, explicó Sandra Castellanos de Sincrónia.

Expandir Propósitos

Este fue el sexto de siete foros que tienen como objetivo principal crear una conciencia y un nivel eficaz de conocimiento sobre los derechos de la niñez. Al final de dichos foros se entregara un diplomado respaldado porla Universidadde San Carlos de Guatemala a los participantes.

Humberto Bolívar, moderador del foro comentó para ChiquimulaOnline, “Sabemos que ustedes, los medios de comunicación son formadores de opinión y por ello apelamos a ustedes para expandir la misión y propósitos fundamentales de la Unicef”.

La Convención de los Derechos del Niño, ratificada en el país en 1990 indica que:Todo niño y niña tiene derecho a ser inscrito inmediatamente después de su nacimiento y tendrá derecho desde que nace a un nombre, nacionalidad y, en la medida de lo posible a conocer a sus padres y ser cuidado por ellos”.

En cierta ocasión, Mirtha Goldberg escribió unas estrofas que evocan simpatía pero también reflexión:

¿Quién le puso nombre a la luna?

¿Habrá sido la laguna, que de tanto verla por la noche decidió llamarla luna?

¿Quién le puso nombre al elefante?

¿Habrá sido el vigilante que, un día se paseaba muy campante?

¿Quién le puso nombre a las rosas?

¿Quién le pone el nombre a las cosas?

Yo lo pienso todos los días

¿Habrá un señor que se llama Pone Nombres que saca los nombres de la nombrería?

¿O la arena sola decidió llamarse arena y el mar solo decidió llamarse mar?

¿Cómo será?

You may also like...

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com