Clima Embiste a Guatemala

El presidente Álvaro Colom hizo un llamado a la comunidad internacional para colaborar con ayuda humanitaria.

La intensa situación climática ha golpeado fuertemente a Guatemala en las pasadas semanas. Lapso en el que departamentos como Santa Rosa, Escuintla, San Marcos, Retalhuleu, Ciudad de Guatemala entre otros han sido el epicentro de deslaves, inundaciones y otros efectos secundarios de las constantes lluvias.

La alerta roja fue declarada en todo el territorio nacional porla Coordinadoraparala Reducciónde Desastres (Conred), entidad que ha mantenido vigilancia sobre los principales ríos. La situación climática también generó las acciones inmediatas de los cuerpos de rescate, bomberos, policía nacional civil, entre otros.

Efectos Secundarios

Sin embargo, en un país en el que la infraestructura y el crecimiento demográfico se desarrollan sin control alguno los desastres son un peligro latente. Muchas comunidades, principalmente en la región centro occidente del país, sufrieron perdidas materiales y humanas debido a deslaves que soterraron viviendas completas.

Miles de personas se encuentran refugiadas a la espera de víveres y buenas noticias. No obstante, el clima presenta un rostro desalentador pues de acuerdo al Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Metereología e Hidrología (Insivumeh) un frente frío proveniente del norte ha ingresado al país.

¿Quedan Esperanzas?

El entorno desolador en el que Guatemala se encuentra no merece críticas solamente sino acciones que garanticen beneficios para los afectados. Ronald Chacon, embajador de Estados Unidos afirmó que el gobierno de aquel país proveerá 50 mil dólares, lo que equivale a Q390, 500 por medio de ayuda para el país.

Para los afectados, cada día que pasa es un calvario en el que los recuerdos de sus hogares perdidos, familiares fallecidos y sueños ahogados en la sucia corriente calan en el alma. “Estamos unidos en nuestros pensamientos y oraciones con el pueblo de Guatemala”, dijo el diplomático estadounidense.

Algunos preguntan si hay manera de evitar este tipo de desastres, otros levantan sus dedos y señalan posibles culpables pero pocos alzan sus manos para ofrecer ayuda. Un país fragmentado por clases sociales es unido por una realidad que nadie pudo predecir. ¿Aún quedaran esperanzas?

You may also like...

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com