“Talvez sea su Único Regalo”

En esta temporada ellos no tendrán ropa que estrenar, juguetes nuevos para presumir pero sus sonrisas son inapagables aún en medio de la pobreza.

El contraste

En el centro de la ciudad las bocinas de los autos resuenan, las voces de los vendedores se confunden entre si y el consumismo se apodera de las personas. Muchos van de un lado a otro presurosos por aprovechar el comercio de temporada, pero pocos son conscientes de que en las periferias de la cabecera chiquimulteca existen familias enteras que no disfrutaran de regalos en esta navidad.

Sin embargo, un grupo de jóvenes pertenecientes a la colonia Los Planes, Petapilla organizó el pasado 16 de diciembre, en dicho lugar, un convivio infantil para los niños de las aldeas y caseríos cercanos. Este tuvo la presencia de  conductores de la televisión local, piñatas, concursos y un peculiar grupo payasos.

Suzzeth Orellana, una de las jóvenes organizadoras explicó el origen y el objetivo de la actividad. “No es sencillo realizar algo así pues los gastos corrieron por nuestra cuenta, pero valio la pena pues el convivio fue pensado para dar un momento de alegría a muchos niños de hogares pobres, talvez este sea su único regalo en estas fechas”.

Un Motivo para Sonreír

Una panel recorrio las calles de la colonia y anuncio a los cuatro vientos la actividad. Decenas de niños salieron de sus casas al escuchar la noticia, encaminaron sus empolvados pies entre los caminos de la colonia y al llegar, sus rostros curiosos encontraron al menos un motivo para sonreír.

Es imposible no conmoverse cuando ves sus rostros. Hacemos esto para ellos y para Dios” dijo Boris Ganuza, caracterizado como “el payasito Roger”.  Esa tarde, sus manos crearon figuras con globos, con las cuales los pequeños imaginaban sus propias aventuras.

El árbol de Navidad y los frutos del mañana

Para complementar la algarabía, un singular árbol de navidad fue inaugurado por los infantes. Sin embargo al no contar con un clásico pino, la creatividad hizo de las suyas y los vecinos adornaron un “palo de morro” como es llamado generalmente con lo cual añadieron risas y jocosidad a la actividad.

Un niño llamado César se acerca a mi, me hala el pantalón y pregunta: “¿Qué es eso?”, al referirse a la cámara fotográfica. Le explico y le digo “¿Quieres que te tome una foto?”, el pequeño ríe y asiente con la cabeza, cuando lo retrato y examino la imagen puedo contemplar de mejor manera la inocencia inmersa en su mirada.

No es sencillo imaginar lo que ellos sienten, es decir, sueñan en un mundo que ni siquiera sabe que existen y en muchos casos, en una sociedad que prefiere ignorar esa realidad.  Sus mentes, corazones y manos serán los autores del futuro del país. ¿Tendrán lo necesario para dar fruto?

You may also like...

1 Response

  1. luis palomo dice:

    senorita Orellana, gracias por un momento de felicidad que les dieron a esos ninos de nuestra querida chiquimula que en medio de tanta pobreza ciempre surge un personaje una grupo de entusiastas altruistas que deciden hacer un cambio en una vida tocar el corazon de ukn nino que jamas olvidara ese momento y los que estamos lejanos nos tocaron el corazon y uan que reclamo que la navidad es un momento de comercializacion ustedes si ustedes lo hacen un momento de compartir de amor por el projimo gracias y si feliz navidad y un año nuevo que a ustedes esos organizadores, dios les de mas de lo que dieron y que les inste para que el proximo año esperemos que ese momento que vivieron este año lo vivan y compartan el proximo año con nosotros gracias, si muchas gracias que dios lo vendiga de gran manera a ustedes y familia.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com