Ornamentos que Regalan Vida

Las flores y coronas han sido símbolos de color y belleza. Sin embargo en este caso, son ornamentos que regalan vida a quienes ya no la tienen.

Los vientos de la vida parecen trasladarse a través del tiempo. Reiteradamente Noviembre aparece en el horizonte y con él una de las remembranzas más subrayadas en marco cultural guatemalteco, la conmemoración del día de todos los santos efectuada cada 2 de noviembre pero celebrada por muchos entre los últimos días de Octubre y los primeros de Noviembre.

En medio de rosas, lirios y memorias, Esperanza Gómez, quien viajó desde Poptun Petén hasta la Perla de Oriente, busca cuidadosamente las flores que le ayudaran a adornar la tumba de sus fallecidos padres. “Hace tiempo que esperaba volver a ver a mis viejitos. No importa la distancia, estas fechas hay que aprovecharlas, aunque ya no estén aquí aún podemos darles un último adiós” comenta con emotividad.

En Chiquimula el comercio se intensifica una vez más, principalmente en la venta de ornamentos para las tumbas. Flores por aquí, coronas por allá, cientos de visitantes que aprovechan el asueto para regresar al camposanto y embellecer los sepulcros que guardan los restos de aquellos seres queridos que partieron al otro lado de la existencia.

El Comercio Aumenta

Decenas de puestos de venta de coronas, ramos y otros elementos conmemorativos se instalaron a un costado del parque central de la cabecera chiquimulteca, sin contar a los vendedores ambulantes, floristerías y casas decorativas que añadieron peso al comercio de estos productos.

Don Romelio Cezeña originario de la aldea El Barrial vende coronas de ciprés, la cual es una de las variedades más vendidas. Explica que estas fechas significan además de una memoria a los difuntos una oportunidad para incrementar sus ingresos exponencialmente.

Por otro lado, doña Gladys Mejía, una veterana proveedora de coronas comenta acerca de la calidad económica en este mercado temporal: “Llevo casi toda mi vida haciendo coronas y otros adornos pero cada año la materia prima se hace más cara y por ellos subimos los precios. Las ventas han variado, pero por lo regular nos ha ido bien”, apunta.

En esta temporada muchos comerciantes del centro occidente del país migran efímeramente a la Perla de Oriente en busca de un mercado que provea beneficios directos a su bolsillo. Diana Kleen, es una vendedora que ha viajado junto a su familia desde Sacatepequez y que con la diversidad de frescas flores compite para engalanar los nichos de cientos de bóvedas.

Los Orígenes de una Costumbre

El uso de flores y otros ornamentos para engalanar las tumbas se remonta miles de años, cuando en las culturas sumerias y grecas se añadían diademas hechas de retoños, helechos y flores, las cuales se colocaban en las tumbas de los fallecidos. Actualmente, esta costumbre se lleva a cabo en casi todo el mundo.

Sin lugar a dudas, esta es una época en la que se mezclan anhelos y remembranzas. La mayoría de comerciantes afirman que las ventas han mejorado, por otro lado quienes visitan los restos mortales de sus seres queridos solo añoran encontrar un momento intermedio entre el pasado y el futuro que les permita disfrutar la vida recordando lo mejor de aquellos que partieron al sueño eterno.

VER MAS FOTOS…

You may also like...

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com