¿Un Acierto Social?

La evidente afluencia de personas es una prueba tangible del valor que los comedores solidarios representan para muchos guatemaltecos que necesitan un alivio en su apretada economía.

Mas allá de ser un proyecto alterno del Programa de Cohesión Social, los comedores solidarios se han convertido, para muchos, en un acierto social que ha permitido a incontables personas probar un bocado de satisfacción en sus bolsillos.

Envuelto en controversia, el comedor solidario, en la cabecera departamental chiquimulteca específicamente, se ha adueñado de la simpatía de muchos y la desaprobación de algunos. Este proyecto es coordinado por la Secretaría de Bienestar

Social y desde su inauguración, el 12 de abril del presente año, miles de personas, familias y hasta escuelas lo han visitado como parte de su rutina y/o actividades especiales.

El comedor permanece abierto al público de lunes a viernes y desde el desayuno (de 6 a 9 a.m.) hasta el almuerzo (de 11 a.m. a 2p.m.) el lugar es frecuentado por gran número de comensales que buscan una alternativa; la evidente afluencia de personas es una prueba tangible del valor que este representa para muchos guatemaltecos que necesitan un alivio en su apretada economía.

“Nosotros dejamos a un lado las ideologías políticas y nos enfocamos en el aspecto social y humano”.

La Trabajadora Social del Proyecto, la Licda. Helen Flores, indica que el comedor esta a la disposición de todo aquel que lo precise sin distinguir posición social o situación financiera. Además, comenta, se tienen actividades paralelas, como la entrega de desayunos y almuerzos a las poblaciones afectadas con las recientes lluvias y la pasada tormenta Agatha, particularmente a las poblaciones de Gualán, Zacapa y Esquipulas, en nuestro departamento. Asimismo hace hincapié en el Bote Solidario, el cual es un método para recaudar fondos y pagar la comida de aquellos que no tiene suficiente para hacerlo por si mismos.

Doña Alva Ramírez, beneficiada, confiesa que los precios de los desayunos y almuerzos (Q.1 y Q.3 respectivamente) constituyen una ventaja para las personas de escasos recursos o, como en su caso, con una familia numerosa. “Mis 3 hijos y yo compartimos cada día que venimos al comedor”, concluye.

Sin embargo, algunos ciudadanos opinan que los comedores solidarios deberían estar únicamente al servicio de aquellas personas que poseen una situación económica desfavorable. José Cruz, taxista, comenta que habitualmente ve “entrar y salir a encorbatados”, diversidad de funcionarios públicos, trabajadores de empresas privadas y otros que, a su juicio, no tienen tanta necesidad. “Creo que el comedor provee beneficios pero no directamente a las personas que debiera, tal vez los objetivos no son claros”, comenta.

Flores explica, “nosotros dejamos a un lado las ideologías políticas y nos enfocamos en el aspecto social y humano. No podemos ignorar la necesidad de las personas y tampoco podemos ser selectivos con ellas, por ello, el comedor esta disponible para aquel que lo necesite”. Esto es respaldado por todos aquellos que son beneficiados concisamente por el Programa.

Con un menú que varia según el día, precios accesibles y una calidad de alimentos aceptable, el comedor solidario sigue atrayendo a más personas, muchas de las cuales, son empujadas por la curiosidad y posteriormente atrapadas por la realidad humana en nuestro país.

Nota y Fotografías: Mario Morales

You may also like...

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com