¿Conoce su Entorno? Agua Caliente

Aguas termales que se esconden en el corazón de las montañas chiquimultecas.

Es uno de los mejores secretos que poseela Perlade Oriente. El susurro de  sus limpias aguas atrae a todo el que lo escucha y se digna a descender al arrollo, que entre otras cosas, guarda yacimientos de otro tipo de liquido, aguas termales que brotan directamente de las rocas.

Es así como Agua Caliente recibe su nombre. El singular arrollo se encuentra en la antes mencionada aldea, perteneciente a Shusho Arriba. Esta se encuentra a aproximadamente 30 minutos de la ciudad de Chiquimula, minutos que se esfuman en el camino.

Sencillez que Impresiona

La sencillez de su gente hace que el visitante se sienta como en casa, prueba de ello es don Leonel Arroyo, lugareño que desde el momento de nuestra llegada se ofrece a guiarnos por los senderos de la zona. “Mucha gente viene aquí pero nunca se da a conocer la belleza que posee”, dice don Leonel.

Para los habitantes de Agua Caliente todo su entorno es parte de su vida y por ello resguardan los recursos naturales que poseen. “No hay agua tan limpia como esta –dice don Leonel mientras nos muestra el lugar- porque nosotros estamos cerca del nacimiento de las aguas”.

La Piedra Floreada

Según vecinos del lugar, además de la pureza de sus aguas, los cerros que rodean este afluente están rebosantes de líquido y minerales, lo cual es evidente al contemplar los distintos brotes de agua caliente en las rocas circundantes así como las plantaciones de cepas y palma en sus riveras.

Pero don Leonel insiste en mostrarnos la belleza de este paraíso primitivo, por lo cual, paso a paso nos encaminamos a uno de los sitios más impresionantes de Agua Caliente. Corriente arriba, llegamos a la que es conocida por los lugareños como “la piedra floreada”, en donde nace el riachuelo.

La “piedra floreada” recibe su nombre debido a las formaciones rocosas minerales que toman colores blanquecinos y verdes por lo cual afirma don Leonel “tienen parecido a las flores cuando van a retoñar”.

Desde la Cueva del diablo

Para los más temerarios se encuentra en la cima de uno de los cerros aledaños al lugar la “cueva del diablo”, nombre que una vez más ha sido acuñado por los habitantes de Agua Caliente. “¡Vivos los quiero! –nos dice don Leonel al iniciar el ascenso- en menos de 10 minutos estamos arriba”, comenta optimista.

Efectivamente en poco menos de 10 minutos estamos en la cueva del diablo lugar en que, además de misterio la naturaleza nuevamente nos otorga imágenes memorables del sol vespertino que extiende sus últimos rayos sobre las montañas distantes y los amplios valles.

La amplia abertura de la caverna nos reta a ingresar en ella, en sus paredes algunas aves han puesto sus nidos. A los pocos metros nos encontramos con un espacio tan reducido en el que se hace imposible continuar. Sin embargo su profundidad es desconocida afirma don Leonel.

En los Brazos de las Montañas

De vuelta a la aldea, luego de ser asombrados con las maravillas que la naturaleza a nuestro alrededor guarda don Leonel nos invita a su casa para comer algo. Allí compartimos las recién creadas anécdotas y comprobamos que la humildad y gracia de los chiquimultecos es grande.

El camino de regreso a la ciudad se hace largo pues después de apreciar la belleza inexplorada que Chiquimula posee no nos queda más que detenernos a mitad del trayecto y observar como el sol se adormece entre los brazos de las montañas, los que atesoran a Agua Caliente y sus prodigios.

You may also like...

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com