Luces, Colores y Texturas de la Feria Chiquimulteca

Un Recorrido fotográfico por la Feria de Chiquimula y sus elementos más representativos que inyectan identidad y remembranzas.

Cada uno pinta su vida del color que prefiera, por ello existen tantas formas diferentes de observar las circunstancias. En este caso, muchos ven la feria como una plataforma para la violencia y costumbres que han ido en decadencia, otros en cambio la miran como una oportunidad para contagiarse de alegría y nostalgia mientras crean y renuevan gratas experiencias junto a sus seres queridos.

Lo que si es seguro es que la feria no pasa desapercibida para ningún chiquimulteco que la vive, la escucha o la recuerda. Aún a distancia, en otros países, cientos de paisanos hacen memoria de esos momentos de alegría esporádica que vivieron entre luces incandescentes, conciertos, churrascos, algodones de azúcar, elotes “rambo” o alguna atracción específica.

No son Tantos pero son Suficientes

Este año no es la excepción pues aunque la afluencia de personas no ha sido tan numerosa como la de otras temporadas el sentimiento de optimismo y celebración se mantiene en la mente y corazón de los verdaderos muteros que saben como festejar sin caer en el libertinaje y ser comparados con cavernícolas.

“Es difícil no comparar las ferias de otras épocas con esta. Las personas no son tantas como antes y el ambiente crea una sensación de inseguridad en muchos, pero cuando lo primordial es celebrar en paz es lo único que importa”, dice Angelina Monroy, mientras da un baño en deliciosa miel a una manzana que esta a punto de vender.

 

¿Cuál es el Color de la Vida?

Gisela de ocho años contempla con ilusión los juegos mecánicos, para ella no existe otro momento como este. No importa si un día tendrá responsabilidades, si le romperán el corazón o si las deudas consumirán su vida. Ella solo ve un presente lleno de matices y lo expresa con sus palabras, “me gustan los colores de la feria, el sabor de la comida y estar con mis papás”, dice con entusiasmo.

Si fuéramos como niños las cosas serian más sencillas, si disfrutáramos el sabor de cada momento sin restricciones todo supiera más rico, si camináramos entre nosotros mismos con armonía y recordáramos que somos hermanos Chiquimula sería verdaderamentela Cunadela Cultura.

Que esta feria solo sea un recordatorio de que un año más esta aquí y que los destellos inconfundibles de la Perla aún se ven en el Oriente. La pequeña Gisela pinta sus recuerdos de colores más allá de las circunstancias. ¿De que color pinta usted su Vida?

You may also like...

1 Response

  1. chapincito dice:

    mm se m antojaron todo lo ke vi en esas fotos alboros,dulces concerba k rico se tod eso saludos pa todos mis paisanoslos chikimultecos suert Adios..

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com