Huellas Permanentes: La Revolución que marcó al País

Por Mario Morales Monroy

Los Ecos de la Revolución del 20 de octubre de 1944  aún se oyen en las memorias de aquellos que vivieron de primera mano los hechos que hoy son historia.

General Jorge Ubico Castañeda

Luego de 66 años de la revolución que derrocó al régimen dictatorial Ubiquista,  Guatemala sigue intentando  rehacer su futuro.  Los trazos del pasado aún son latentes en el pueblo chapín. El contraste entre aquella época y la actual es muy marcado, aunque la política continúa padeciendo del mismo mal, la corrupción.

Muchos guatemaltecos recuerdan vivamente los sucesos de esos días, los cuales, unieron y separaron a miles de familias. Tal es el caso de doña Etelvina Cáceres de Solórzano, una profesora jubilada, que a sus 86 años, comenta desde una silla mecedora cómo perdió a su esposo  a causa de los eventos consecuentes a la revolución.

La Revolución en la Historia

El régimen de 14 años impuesto por Ubico fue la causa del desazón de numerosos sectores del país. Paralelamente se crearon movimientos populares protagonizados, primitivamente por profesores y estudiantes universitarios, con ellos, representantes del fragmento obrero se unieron a la causa.

Estudiantes universitarios que lucharon en la revolución

“El cometido principal era unir al pueblo en contra de Ubico y exigir la renuncia de este”, explica doña Etelvina. “Las manifestaciones se intensificaron con el homicidio de la maestra María Chinchilla por parte del gobierno, bautizándola como “mártir de revolución”, así es como muchos la llamaron”, recalca la anciana.

Popularmente, el movimiento fue conocido como “la Revolución del 44”. Luego de múltiples declaraciones de inconformismo político, Ubico se vio obligado a renunciar formalmente y el uno de julio de 1944 desertó. Este hecho resucitó la esperanza en los ciudadanos, sin embargo los laberintos continuarían a través del manto histórico*.

Los recuerdos irrumpen de momento la mente de doña Etelvina, quien expresa con admirable certeza la forma de vida de aquellos tiempos así como las acciones revolucionarias. “En los días de Ubico todo el mundo hablaba de la gran seguridad que imperaba en el país, cualquiera podía dejar las puertas de su casa abiertas sin temer a la delincuencia. Recuerdo también que Ubico estableció una ley en contra de la vagancia.  Eran tiempos extraños, parecía que el país estaba siendo dominado no por un gobierno democrático sino de temor”.

Manifestación Masiva en la Ciudad Capital

Según doña Etelvina, el derrocamiento de Ubico fue provechoso en un sentido para el país, sin embargo, indica con ironía “a mi parecer salimos de una y nos metimos en otra”, haciendo referencia a los periodos presidenciales de Juan José Arévalo Bermejo y Jacobo Arbenz Guzmán, siendo este último, un protagonista del movimiento de la Liberación. Girón comenta que aunque todos le llamaban “Primavera democrática”, Guatemala se aproximaba a un otoño conflictivo.

“Eran tiempos extraños, parecía que el país estaba siendo dominado no por un gobierno democrático sino de temor”.

Un nuevo conflicto dictatorial

Según el video documental histórico acerca de la Revolución de octubre, una junta militar sustituyó al derrocado General, no obstante  durabilidad de esta seria escasa por lo cual se nombró como “presidente provisional” al General Federico Ponce Vaides.  El 10 de julio de ese mismo año (nueve días después de la salida de Ubico) Ponce fue inducido a expresar por cuenta propia que no aceptaría una reelección, asegurando así, el fin concreto de su mandato.  Pero, mientras su fecha de caducidad llegaba, Vaides intentó prolongar de diversas formas su periodo en el poder, haciendo uso de recursos ilegales como la intimidación social y persecuciones políticas además de obstaculizar la vida y propaganda política.

El General Ponce encaminó su gobierno por un sendero de rencor hacia el pueblo y la oposición. Acentuando actitudes poco ortodoxas en el ejercicio de sus labores. El tiempo hizo evidente que poco había sido corregido desde la dictadura Ubiquista. Los salarios decrecieron y la represión aumento exponencialmente, estos indicadores catapultaron una vez más al país en una lucha enardecida por obtener un democracia integra.

“Yo tenía familiares en la capital y me contaban como la lucha se mantuvo hasta el 20 de octubre, cuando un movimiento masivo de profesores, obreros, gente del ejército y hasta personas adineradas (sectores de la clase dominante) removieron una vez más a otro líder fallido.  Ese mismo, me dijo Lorena (su prima) que por la tarde anunciaban la victoria de la revolución y en las calles se observaban personas afirmando en triunfo”, finaliza.

La Época de Oro Inicia

Juan José Arévalo Bermejo en uno de sus discursos

Luego de múltiples enfrentamientos, principalmente en la ciudad capital, se instauro una terna en el poder, integrada por el Capitán Jacobo Arbenz Guzmán, el Mayor Francisco Javier Arana y el civil Jorge Torriello Garrido. Esta Junta Provisional convoco a una asamblea general constituyente y llamo a elecciones al país.

“Para muchos, “la época de oro” inicio con la elección de Juan José Arévalo Bermejo (uno de marzo de 1945 cuando triunfó con el 80 por ciento de los votos). Arévalo tenía cosas buenas, hizo varias reformas y dejó que los trabajadores formaran sindicatos”, explica Cáceres.   La biografía del ex presidente Bermejo* indica que este dejaba de lado esquemas detractores como el liberalismo Ubiquista y el conservadurismo retrogrado al cual estaba sometido el país en ciclos gubernamentales anteriores.

Doña Etelvina revive cada imagen con una nitidez particular añadiendo con sus palabras el sabor humano a los hechos dramáticos que prosiguieron a “los años de primavera democrática”.

La octogenaria entrelaza sus brazos y describe emotivamente la última vez que habló con su esposo, don Manuel Solórzano. “Eran más o menos las 5 de la mañana, Meme me dijo que el ejercito de Arana vendría a Chiquimula con furia y era mejor estar preparados, el se fue con un grupo de hombres a buscar familiares a unas aldeas, el verdadero problema fue que mi esposo era partidario de Arana y los demás no, alguien lo traicionó y lo mató de un disparo”. Su voz se quiebra por unos instantes, la emoción es evidente en su rostro, baja su mirada momentáneamente y continua: “Muchas familias huyeron a otros lugares, mis vecinos, familiares. Vilmita, Erasmo (sus dos hijos)  y yo esperábamos por Meme, pero…  él nunca volvió”.

Luego de recorrer sus memorias, Doña Etelvina sostiene la mirada en una de las fotos que adornan el corredor de su casa, particularmente en la que se encuentra junto a su difunto esposo, luego guarda silencio y describe: “Así eran esos días, nadie tenía el tiempo comprado. Fue una época de cambios para todo el país pero también para cada persona que lo vivió”. La familia de la noble anciana la ve como a una sobreviviente que fue moldeada por los movimientos populares del entonces. Doña Etelvina afirma que aunque el destino le arrebató la vida de su esposo  a la vez la hizo más fuerte.

Logros Revolucionarios

La etapa consecuente a la Revolución, conocida como “Diez años primavera democrática”, produjo diversos beneficios con alcances afectan positivamente a la sociedad actual.

  • Reformas en el sector educación y salud.
  • Erradicó un gran porcentaje del analfabetismo rural.
  • Comienzo del proceso democrático (Llamado a elecciones populares).
  • Código de Trabajo.
  • Formación del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS).
  • Impulso de productos no tradicionales en Guatemala.
  • Construcción de Carretera Atlántico.
  • Construcción del Puerto de Santo Tomás de Castilla.
  • La formación de La Constitución de la República de 1945.

Las Vidas en el telar del Destino

Los años de primavera culminarían pronto. René Miranda, un agricultor de 62 años descansa en su hamaca preferida bajo arboles de mango en el patio de su vivienda. Miranda recuerda fugazmente la realidad del país en su infancia. “Luego del gobierno de Arévalo, fue Jacobo Arbenz quien llegó a la presidencia y al igual que su antecesor, fue duramente criticado por la clase alta.  Recuerdo a mi padre decir que el presidente era comunista”.

Entrada de la sede de United Fruit Company. La multinacional frutera impulsó el golpe ante la repartición de tierras baldías.

De acuerdo con el Centro de Investigaciones Económicas y Sociales (CIEN), las reformas iniciadas por Arévalo fueron continuadas por Arbenz, así fue como llevó su gobierno “un poco más allá”. De esta manera proyectó una reforma agraria la cual pretendía acrecentar la productividad de las tierras y el nivel de vida de los campesinos. Arbenz propuso el embargo de las tierras improductivas para que los campesinos las aprovecharan, la empresa americana multinacional United Fruit Company fue su principal adversario.

Miranda comenta, “Yo tendría cinco o seis años en ese entonces. Mi padre me explicó que las bananeras* habían pedido ayuda al presidente estadounidense (Dwight D. Eisenhower) para atacar a Arbenz, pues este quería dividir las fincas. Mi padre dice que muchos hombres del gobierno llegaban deliberadamente a medir tierras y repartir posesiones, eso llenó de miedo a mucha gente”.

Jacobo Arbenz Guzmán en una pancarta conmemorativa

Don René se levanta de su hamaca, toma un cigarrillo, lo enciende y aspira el humo, luego se sienta y retoma la historia contada por su padre. “Le llamaban movimiento de la liberación y era comandado por el Coronel Carlos Castillo Armas. Este ingresó por Honduras y dio el golpe de estado que derrocó a Arbenz fue en el 54, dicen que huyo a Cuba”, concluye mientras se pierde en la nube de humo de su cigarrillo.

“Es irónico como esto dividió a muchas familias”, tira la colilla extinta y continua, “yo conocí a mi actual esposa gracias a la liberación. Recuerdo efímeramente que muchas personas huían de sus casas a lugares más seguros por el temor de los enfrentamientos. Mi madre me llevo con unos tíos y casualmente la familia de mi esposa vivía a unas cuantas casas. Esos días transcurrieron entre rumores de guerra y juegos así me hice su amigo, claro, éramos solo unos niños en aquella época, pero a partir de allí, nunca me separaría de ella”.

Hechos Curiosos escondidos en el Tiempo

Don René Miranda cuenta que para el Movimiento de la Liberación, el ejército estadounidense fue quien apoyo a al Comandante Carlos Castillo Armas en la invasión a Guatemala desde Honduras, explica también que la Fuerza Aérea usurpadora bombardeaba los puentes para impedir el paso de refuerzos a las tropas nacionales. Una bomba cayó bajo un puente de línea férrea que atraviesa el rio San José anexo a la cabecera chiquimulteca, pero esta no estalló.  Hace aproximadamente 20 años, trabajadores de un camión arenero en una excavación de rutina encontraron la mencionada bomba, dieron aviso a las autoridades y personal del ejército la hizo explotar en el lugar.

Inadvertidos sobre la Historia

Parque 20 de Octubre, conocido también como Parque “el Calvario”

En la ciudad de Chiquimula frente a la iglesia católica El Calvario, el parque 20 de octubre, nombrado así en el periodo presidencial de Arévalo Bermejo, es una memoria viva de los hechos acaecidos en aquella época.

Sin embargo hoy, los niños corren de un lado a otro en sus aceras, los jóvenes se sientan a platicar en sus bancas, los adultos lo atraviesan con prisa pero casi nadie advierte que está caminando sobre una fracción de la historia, sobre un monumento que ha sido fiel testigo de la evolución social y política de un país que sigue de pie, anhelando otra primavera de paz y democracia. ¿Guatemala habrá aprendido a valorar algo del pasado?

You may also like...

1 Response

  1. adolfo monroy escobar dice:

    senor mario morales monroy quiero felicitarlo por su articulo hacerca de la revolucion, pero me parece extrano que hablando de chiquimula no hablo del principal lider campesino jose antonio monroy y monroy fue diputado y alcalde en ese tiempo siendo un revolucionario de pura sepa, haciendo histo9ria en mi tierra siendo el primer campesino que llego al congreso calsando sus caites.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com