No estoy Loco…

No estoy Loco…

Hola mis apreciados lectores, nuevamente me dirijo a ustedes por este apreciable medio que me da la oportunidad de publicar mi articulo para beneficio de quienes se toman la amabilidad de dedicar unos minutos de su tiempo para aprender sobre nuestra vida y sus dilemas, pues hoy quiero compartir algo que he
escuchado mucho de mis pacientes cuando llegan a la clínica y es la famosa expresión: “No estoy loco” y para aclarar quiero compartir lo que algunos escritores famosos piensan sobre la locura.

Para comenzar quiero compartir esta historia que el escritor GIBRÁN KHALIL compartió en 1918 en su libro el loco:

“Me preguntáis como me volví loco. Así sucedió:
Un día, mucho antes de que nacieran los dioses, desperté de un profundo sueño y descubrí que me habían robado todas mis máscaras -si; las siete máscaras que yo mismo me había confeccionado, y que llevé en siete vidas distintas-; corrí sin máscara por las calles atestadas de gente, gritando: -¡Ladrones! ¡Ladrones! ¡Malditos ladrones!
Hombres y mujeres se reían de mí, y al verme, varias personas, llenas de espanto, corrieron a refugiarse en sus casas. Y cuando llegué a la plaza del mercado, un joven, de pie en la azotea de su casa, señalándome gritó:
-Miren! ¡Es un loco!
Alcé la cabeza para ver quién gritaba, y por vez primera el sol besó mi desnudo rostro, y mi alma se inflamó de amor al sol, y ya no quise tener máscaras. Y como si fuera presa de un trance, grité:
-¡Benditos! ¡Benditos sean los ladrones que me robaron mis máscaras! Así fue que me convertí en un loco.
Y en mi locura he hallado libertad y seguridad; la libertad de la soledad y la seguridad de no ser comprendido, pues quienes nos comprenden esclavizan una parte de nuestro ser.
Pero no dejéis que me enorgullezca demasiado de mi seguridad; ni siquiera el ladrón encarcelado está a salvo de otro ladrón”.

Esto apunta a comprender la locura como la autenticidad del ser, el quitarnos nuestras máscaras que ahogan la parte más auténticas de nuestra personalidad, palabra proveniente del latín Personare que significa careta.

Mas adelante en Guatemala el señor Álvaro Aguilar vocalista del grupo Alux Nahual se refería a la locura con esta inspiración:

“Conozco el lugar donde vive, un muchacho que llaman “el loco” que pasa los días soñando y mirando las puestas del sol, y dice que anda de viaje y vive aislado del mundo y sus compañeros también son extraños así como él. Pero el loco no es él y le cuesta comprender que los hombres destruyen juzgando el
parecer, son las apariencias lo único que ven. Conozco a otro muchacho que trabaja de ocho a cuatro, estudia en la tarde y duerme en la noche, todo está bien. No es músico y no es poeta y no aparenta ser loco y sus compañeros también son tranquilos así como él.

Pero llega el fin de semana y la oveja se quita la lana y compra en la cuadrasu veneno de felicidad. Loco, esa palabra se usa fácilmente, loco dice la gente cuando no te entiende, talvez naciste antes de su tiempo, tu que miraste más allá de los demás”.

Que interesante la descripción de este impresionante chapín que aportó un buen concepto de locura, apuesto que muchos ni lo habían escuchado, porque nos morimos por los artistas extranjeros y ahogamos a los nuestros a menos que se hagan mexicanos para sobre salir como nuestro querido Ricardo Arjona que también
escribió a la locura.

Desde pequeños, nuestros padres, nuestros maestros y la religión luchan por matar nuestro ser instintivo, para moldear en nosotros lo que ellos llaman “socialmente aceptable”, ahogan profundamente nuestro niño interior, imposibilitan nuestros auténticos deseos clavando en nuestras mentes sus propios deseos que al final no son más que la suma de frustraciones de lo que ellos no pudieron llegar a ser… y es de esa manera como moldean nuestra personalidad, haciendo de cada uno de nosotros los monigotes que el día de mañana solo podrán escuchar las voces de los otros que les dictan lo que deben de hacer en sus vidas, creando seres esclavos de su inferioridad, sin deseos auténticos, que viven por vivir, sin un propósito en la vida, sin atreverse a romper las máscaras que le fueron impuestas, las cuales han portado por tanto tiempo que ya
ni recuerdan que las llevan puestas. Y cuando te das cuenta y te las quitan, entonces todo mundo te gritará por la calle “el loco” porque te atreviste a ser auténtico y diferente a los demás. Culmino este artículo aludiendo, porque alguien me dijo en referencia a mi anterior artículo “un mal silencioso” vos
estás loco al escribir eso, yo respondo que la lápida sobre la tumba del hombre que un día fui dice así: He aquí un loco que siempre hizo lo que quiso, pero que siempre quiso lo que hizo.

Lic. Adán Villeda
Psicólogo Clínico.
adanpsicologo@yahoo.com

You may also like...

6 Responses

  1. MARSHA dice:

    LIC. VILLEDA. QUE BUENO ES ENCONTRAR ALGUIEN QUE COINCIDA CONMIGO. SIEMPRE ME HE SENTIDO MEJOR SABIENDO QUE ESTOY LOCA, PORQUE USO SU DEFINICION DE LOCURA.
    Y LE ASEGURO QUE NO CREO VAYA A HABER UNA MEJOR ESCRITURA SOBRE UNA LÁPIDA QUE LA SUYA.

  2. LIC. Adàn Villeda dice:

    GRACIAS marsha por tu comentario, sabes la locura ha sido estigmatizada a través de los siglos, como una enfermedad en la que el paciente es tratado de la misma manera en que se trataba al leproso en la època de Jesus, ahora por supuesto a nivel Psiquiatrico le llamamos Esquizofrenia y tiene tratamiento farmacològico con medicamentos muy potentes que ayudan al paciente a adaptarse a la realidad, me gustarìa compartir contigo un libro electronico que se te va a encartar y trata sobre la locura, enviame una nota a mi correo electronico adanpsicologo@yahoo.com y te lo enviare para que lo leas, saludos y sigue loca y serás feliz aunque vayas en contra corriente..

  3. Timmy Turner dice:

    POEMA DEL LOCO ABURRIDO.

    Me clavan las agujas de la monotonía.
    Los párpados me duelen de ver repeticiones:
    el mismo sol que alumbra
    con alma de cadera,
    el ojo putrefacto de una luna cansada,
    el mismo canto recio de un pájaro agorero,
    la misma pesadumbre
    de un problemqa de sueños…

    Un amigo se queja
    de su suerte maldita;
    un hombre que se mata
    sin que a nadie le importe;
    un hijo que se muere
    mientras cuarenta nacen;
    un loco que se agrega…;
    un preso que se escapa
    un cementerio lleno de zánganos e idiotas
    que la gente recuerda sin provecho de nada;
    y un pan que se mastica entre dientes cortantes
    con la creencia absurda de estar comiendo carne
    de algún negro enemigo…

    Este: neo que escribe
    sujeto a la gramática,
    y resulta un pedante
    para ganar la vida o para ser ridículo;
    aquél: sabio insolente
    que dice disparates
    para que los salvajes (que somos todos juntos)
    le digamos filósofo, o sátrapa, o vándalo…

    Los libros son iguales;
    todos encuadernados;
    las mismas religiones y los mismos creyentes;
    siguen engañadores y siguen engañados…
    Y mientras se caminan los mismos horizontes
    y se come con agrio sudor de campesino;
    y se viste con trapos;
    y se beben las aguas;
    y los pies continúan matando las hormigas
    con una indeferencia propia de criminales;
    y la niña que espera y la mujer que ama;
    y un Cristo que se cansa
    en la cruz de los siglos
    nos obligan a ser más pacientes que nada:
    el mismo sol que alumbra…
    y el ojo putrefacto
    de una luna cansada
    que mira desde el techo de un cielo sin encantos,
    ameniza de noche
    la misma pesadmbre
    de un problema de sueños que no tiene palabras.

  4. m.sofia dice:

    HOLA, SOY ,m.SOFÍA,(TENGO 45) MI HIJO ALBERTO (de25) TIENE EZQUIZOFRENIA DESDE HACE 6 AÑOS, Estamos juntos los fines de semana, Siempre fue para mi un tema arrollador la locura, sentía que la gente mas extraña se me pegaba, no podía dejar de pensar cuando los veía en que sería lo que sentían, estaban en las calles merodeando, caminabas y de repente te lo encontrabas y tenía que reaccionar lo más normal posible, generalmente me cambiaba de vereda lo mas disimulada-mente posible, porque se me salía el corazón de miedo, algo así como una fascinación peligrosa, siempre he pensado que el límite era solo virtual, y que podía acabar mis días sentada en el patio de algún sanatorio,( como aparecen en varias películas francesas) y como es esta vida, que hoy me puedo ver en un patio de esos, visitando a mi propio hijo, no lo soporto. a pesar de que pasan los años, y hay otra fuerza en mi que es pura vida y no me rindo, con aceptación, y buena onda.

  5. Lic. Adàn Villeda dice:

    Hola, que bueno que afrontes este tema con tal aceptación, pues muchas veces no nos sentimos mal por padecer neumonia, o por padecer de la presión o por padecer de diabetes, pero si se trata de esquizofrenia, como que lo tomamos de una manera mucho más dificil pues la estigmación que la sociedad ha impuesto sbre las personas que padecen de esta enfermedad es bastante debastadora, no solo de por sí es bastante difícil de tratar con este tipo de paciente sino que además tenemos que soportar la burla de una sociedad que rechaza la enfermedad, me gustaria que nos escribieramos mi correo es adanpsicologo@yajoo.com

  6. yesenia ayala dice:

    lic.adan villeda april 06 2008
    gracias por regalarnos estos temas , tal como la locura y el suicidio que no son tocados con mucha regularidad, pero sobre todo con cuidado y respeto.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com